facebook
Home » Blog » ¿Se puede refinanciar un préstamo?
se puede refinanciar un préstamo

¿Se puede refinanciar un préstamo?

Hay ocasiones en las que resulta imposible seguir haciendo frente a las deudas pendientes, como por ejemplo el pago de la cuota de un crédito. Ante esta situación, ¿Crees que se puede refinanciar un préstamo?, ¿Podrás renegociar con la entidad financiera unas nuevas condiciones más flexibles y adaptadas a tu nueva situación?

Lo cierto es que sí, en la mayoría de entidades bancarias y financieras existe esta posibilidad, de hecho, muchas de ellas la ofrecerán en el momento en el que les comuniques tu nueva situación. Ten en cuenta que para ellas es mejor renegociar las condiciones antes que perder el capital prestado al inicio.

Si estás buscando la forma de refinanciar un préstamo y no sabes por dónde empezar, quédate con nosotros porque estás a punto de encontrar diferentes alternativas. Te mostraremos cómo puedes dar los primeros pasos y qué opciones tienes, ya que todo dependerá de tu habilidad analizando las posibilidades, tu situación y la predisposición del prestamista.

¿Qué significa refinanciar un préstamo?

Cuando hablamos de refinanciar un préstamo nos referimos a la posibilidad de reestructurar todas las deudas que actualmente mantienes para poder hacer frente a su pago de una forma mucho más cómoda. Es evidente que tendrás que devolver el importe pendiente, sin embargo, tendrás la posibilidad de adaptar las cuotas de una forma mucho mejor.

Se trata de una herramienta que muchos emplean para reorganizar sus deudas y así evitar caer en el error de seguir acumulando intereses y comisiones al resultar imposible cumplir con los plazos acordados. Es una forma efectiva de esquivar situaciones que podrían derivar en reclamaciones judiciales.

Para muchas personas, la refinanciación de la deuda les ha permitido tomar oxígeno, por no hablar de haber evitado entrar en ficheros de morosidad como ASNEF. Hoy en día, son muchas las entidades financieras que ofrecen esta solución a sus clientes, permitiéndoles renegociar las condiciones del préstamo sin tener que llegar a situación de impago.

se puede refinanciar un préstamo 2

¿Cómo refinanciar un préstamo?

A la hora de recurrir a la refinanciación de tus deudas debes saber que no solo existe una forma de hacerlo, ya que actualmente podrás contar con multitud de opciones. Cada una de ellas está enfocada en satisfacer unas necesidades concretas, por lo que te recomendamos conocerlas y así determinar cuál sería la más conveniente en tu caso:

  • Novación: Se trata de modificar las condiciones iniciales del contrato del préstamo, de permitir que la entidad y tú os pongáis de acuerdo para proceder a variar determinadas cláusulas para así hacer más cómoda la devolución del capital pendiente. Por norma general, con la novación lo que logramos es alargar los plazos de devolución para lograr que la cuota se reduzca. Esto puede implicar el pago de un tipo de interés mayor, ya que la entidad podría determinarlo así en el nuevo contrato de préstamo que tendrás que aceptar.
  • Reunificación: En este caso, podremos solicitar un préstamo nuevo con el que poder pagar todas las demás deudas pendientes. Al reducir las cuotas a una sola, ahorraremos en concepto de intereses y posibles comisiones, aunque prolongaremos el plazo considerablemente. Esta opción puede ser contratada con la misma entidad con la que mantenemos la deuda u otra externa.
  • Subrogación: Si la entidad financiera o banco no quiere negociar nuevas condiciones ni ofrece soluciones a tu problema, con la subrogación podremos acordar el traspaso de la deuda a una nueva entidad que sí proponga unas mejores condiciones. Aunque no es la opción más común, conviene conocerla.

Como puedes ver, existen varias opciones a valorar con las que se puede refinanciar un préstamo, donde todas ellas precisarán de tus habilidades para negociar con la entidad financiera. Normalmente, la mayoría de ellas estarán dispuestas a escuchar tu petición y valorarla, por lo que no dudes en aprovecharlas y aplicarlas si fuera necesario.

¿Cuándo refinanciar un préstamo?

Es probable que ahora sea el mejor momento, ya que la preocupación sobre los futuros pagos te ha conducido hasta nosotros. Si estás valorando la idea de buscar alternativas que te permitan encontrar mejores soluciones para saldar tus deudas pendientes, ahora sería un buen momento para dar los primeros pasos.

Hay ocasiones en las que la decisión se toma demasiado tarde, llegando a acumular cuotas impagadas, lo que conlleva un aumento de la deuda gracias a la aparición de las temidas comisiones. Para evitar llegar a este punto, lo mejor que puedes hacer es tomar la iniciativa y contactar con las entidades lo antes posible.

La mayoría de ellas estarán dispuestas a atenderte, por lo que no está de más adelantarte y conocer cuál es la postura del prestamista. Recuerda que no es necesario tener que devolver los recibos para darse cuenta de la insostenibilidad de la situación, ya que incluso podría ser contraproducente para ti.

Alternativas a refinanciar un préstamo

Refinanciar un préstamo puede llegar a convertirse en un problema si ninguna de las opciones anteriores te convence, ya que hablamos de una situación complicada en la que precisas liquidez de forma inmediata. En estos casos, acudir a un familiar o amigo podría ser una solución, aunque todo dependerá de su situación.

Ten en cuenta que no todo el mundo dispone de grandes cantidades de dinero para prestar. La acumulación de deudas suele implicar cuantías elevadas, por lo que la opción de pedir prestado el dinero a familiares suele ser la menos empleada. Aun así, puedes valorarla y, en el caso de resultar factible, te ahorrarás una buena cantidad de dinero al no tener que abonar intereses.

Por otra parte, siempre puedes rehipotecar tu vivienda en el caso de que sea de tu propiedad, así como cualquier otro inmueble. Esta es otra de las formas más comunes para hacer frente a las deudas, donde podrás incluso vender tus activos para reunir el capital suficiente como para solventar la situación y abonar las cuotas que permanecen impagadas y reclamadas, acumulando intereses. 

Si no logras saldar la deuda, quizá te sirva como aval para conseguir una nueva refinanciación mucho más reducida y flexible. Los préstamos online que muchas entidades financieras ofrecen actualmente cuentan con esta posibilidad, logrando así que puedas contar con una nueva alternativa de financiación.