facebook
Home » Blog » Reunificación de deudas
reunificación de deudas

Reunificación de deudas

Hay ocasiones en las que una mala planificación, un cambio de la situación económica o cualquier otro imprevisto provocan que las cuotas que abonamos mensualmente sobre varios préstamos se conviertan en un auténtico reto. Ante este problema, encontrar una nueva forma de financiación más ajustada se convierte en prioridad absoluta. Y es precisamente aquí donde entra en juego la reunificación de deudas.

Una herramienta en forma de financiación con la que podrás reunir todos tus pagos pendientes y convertirlos en un único préstamo, mucho más flexible y cómodo a la hora de devolverlo. Sus ventajas son tantas como razones para considerarla, ya que con la reunificación es precisamente como podrás superar cualquier obstáculo financiero que se presente. ¿Quieres conocerla?

¿Qué es la reunificación de deudas?

Se trata de un proceso realmente interesante, donde cualquier persona que se encuentre en una situación en la que las cuotas mensuales de sus actuales préstamos se hagan inasumibles, actuará y propondrá una nueva forma de financiación. Obviamente, este tipo de mecanismos han de obtenerse directamente de las entidades bancarias y de crédito.

Con la reunificación de deudas acumulamos todos los pagos pendientes en uno solo, con mejores condiciones y ahorrándonos una buena cantidad de dinero en concepto de intereses o comisiones. Además, para muchos resulta tremendamente útil al emplearla también para conseguir el dinero que le reclaman algunas entidades, evitando así que sus datos figuren en listados como ASNEF.

Hablamos de un préstamo de mayor cuantía, donde obtendremos todo el capital necesario para saldar anteriores deudas y liquidar así cualquier reclamación pasada. A través de un crédito ideado precisamente para estas situaciones, cualquier persona podrá comprobar cómo la cuota mensual, así como los intereses aplicados, resultan ser mucho más atractivos y fáciles de asumir.

¿Cómo funciona la reunificación de deudas?

Para comprender su funcionamiento tan solo tendremos que analizar previamente nuestra situación. En aquellos casos en los que estamos pagando diferentes cuotas veremos que la suma de todas ellas se convierte en un problema a fin de mes. Los préstamos ideados para la reunificación de deudas combaten precisamente este problema.

Una vez conozcamos el importe total que debemos, la entidad financiera realizará un estudio de nuestro perfil y riesgo de endeudamiento. Si la operación resulta aprobada, obtendremos un nuevo préstamo con dicha cuantía, para que podamos acudir a cada una de las otras entidades y saldemos cuentas con ellos.

El resultado es más que ventajoso, ya que habremos eliminado todos los compromisos anteriores y ahora solo tendremos que devolver una única cuota mensual, mucho más asequible y reducida. Así es como funciona la reunificación de deudas, ofreciendo una solución integral a un problema financiero que para muchos se convierte en una auténtica pesadilla.

reunificación de deudas 2

Tipos de reunificación de deudas

Conociendo su definición y utilidad, pasaremos ahora a mostrarte cuáles son las diferentes formas de reunificación de deudas que se ofrecen en el mercado. A medida que vayas descubriendo nuevas propuestas de financiación de los prestamistas, verás que muchas de ellas se clasifican en diferentes tipos.

Reunificación de deudas mediante un préstamo personal

Hay ocasiones en las que directamente podremos solicitar un préstamo personal para saldar todas las deudas que mantengamos. Es una de las formas más habituales para conseguir el capital necesario para afrontar los pagos pendientes, aunque para ello tendrás que determinar si la cantidad ofrecida cubre tus necesidades y sus condiciones son más ventajosas a la hora de devolver el dinero.

Reunificación de deudas con un aval hipotecario

En este tipo de préstamos se incluye un aval, una garantía hipotecaria para asegurar la operación. Dicho de otra forma, en aquellos casos donde la deuda es mayor y no alcanza con un préstamo personal, incluiremos nuestra vivienda como garantía de pago. Aunque no suelen ofrecerla las entidades bancarias, muchos prestamistas privados sí permiten realizar esta operación si la casa está ya pagada.

Reunificación de deudas con una hipoteca nueva

Es otra opción disponible si las deudas son elevadas, ya que algunas entidades bancarias ofrecerán esta posibilidad a cambio de intereses más elevados. El banco podrá crear una nueva hipoteca sobre el inmueble ofrecido como aval para que saldemos nuestras deudas. Aunque se ofrecen mejores condiciones que los créditos convencionales, habrá que revisar los términos detalladamente para evitar problemas en el futuro.

Reunificación de deudas ampliando un préstamo

Si tienes un préstamo activo por el que todavía queda por pagar, quizá sea buena idea valorar la opción de consultar la posibilidad de ampliar el préstamo y obtener el dinero para saldar todas las demás deudas. En este caso, además de tener que calcular si el importe concedido será suficiente, también tendrás que contactar con la entidad y asegurarte de contar con un buen perfil para garantizar su aprobación.

Requisitos para la reunificación de deudas

Tal y como has podido comprobar en líneas anteriores, la reunificación de deudas es una posibilidad al alcance de muchos, aunque tendremos que reparar siempre en el tipo de condiciones y requisitos que las entidades exigen. En función del tipo de reunificación que solicites o te propongan, los prestamistas precisarán de una u otra documentación. Aun así, aquí tienes los principales puntos que debes asegurar en cualquier solicitud:

  • DNI: Para poder iniciar el proceso de tramitación tendrás que asegurarte de contar con una copia de tu DNI en vigor.
  • Mayor de edad: En España es requisito fundamental contar con 18 años o más para acceder a este tipo de préstamos.
  • Residencia legal: Necesitas acreditar que resides en España de forma legal, aportando tu dirección postal.
  • Deudas: El prestamista necesita conocer las deudas que mantienes activas y por las que solicitas esta financiación.
  • Ingresos: En muchas ocasiones y según el tipo de reunificación, tendrás que presentar un justificante de ingresos que garantice tu solvencia de cara a poder devolver el futuro préstamo.

Obviamente, condicionantes como la carencia de ingresos o la presencia en listados de morosidad como ASNEF son detalles que penalizan y por los que muchas entidades rehúsan a prestarnos su capital. Sin embargo, conviene que analices todas las propuestas y busques aquellas que sí facilitan la obtención del dinero, ya que algunas de ellas sí podrán valorar la solicitud aportando alternativas como el aval hipotecario.