facebook
Home » Blog » Reunificación de deudas en casos difíciles
reunificación de deudas en casos difíciles

Reunificación de deudas en casos difíciles

Si has llegado hasta aquí es porque probablemente estés buscando cómo solucionar tus problemas de liquidez, tratando siempre de encontrar la mejor solución para todos esos pagos que mantienes activos. Si ya has probado varias opciones y el resultado es el mismo siempre, permítenos mostrarte en qué consiste la reunificación de deudas en casos difíciles y cómo puedes beneficiarte de ella.

Hay ocasiones en las que urge encontrar un préstamo que se ajuste a nuestra situación, donde condicionantes como la imposibilidad de presentar un aval o la presencia en el fichero de morosidad de ASNEF no supongan un problema a la hora de obtener el visto bueno del prestamista. Por fortuna, hoy vas a descubrir una herramienta muy interesante.

¿Qué es la reunificación de deudas en casos difíciles?

Cuando no podemos acceder a un producto de financiación estándar debido a la falta de requisitos, como la carencia de un aval o la presencia en ASNEF, la reunificación de deudas en casos difíciles aparece como una solución realmente eficaz. Y es que, esta cualidad permite que algunas entidades puedan ofrecer su financiación de una forma mucho más flexible.

Esto se traduce en una mayor rapidez y eficiencia a la hora de solicitar un préstamo para reunificar deudas, ya que las condiciones serán mucho más accesibles. Se trata de un tipo de préstamo ideado precisamente para resultar de gran utilidad cuando el resto de recursos y opciones se han agotado.

Con un crédito para la reunificación de deudas en casos difíciles ya no tendrás que preocuparte por los requisitos, ya que el prestamista habrá reparado en este aspecto ofreciendo unas condiciones mucho más asequibles para cualquiera que atraviese una situación delicada. Podrás recibir el capital que necesitas para lograr poner en orden tus deudas.

¿Cómo reunificar deudas en casos difíciles?

Para poder iniciar el trámite tendrás que analizar previamente qué situación atraviesas, conociendo todos los importes que mantienes pendientes para así sumarlos y presentarlos en tu nueva solicitud de financiación. Así, junto con el resto de documentos y datos personales que aportes, la entidad podrá valorar tu petición.

Llamamos casos difíciles a aquellas situaciones en las que resulta imposible obtener financiación a través de los cauces habituales, donde la carencia de un determinado requisito imposibilita la aprobación de cualquier solicitud que hagamos. Ante la negativa reiterada de entidades y bancos a ayudarnos, encontraremos en estos préstamos una posible solución.

Ten en cuenta que la mayoría solicitudes de reunificación de deudas que se tramitan requieren de la presencia de un aval, un bien de tu propiedad que sirva como garantía de pago en caso de no poder hacer frente a la deuda. Si no cuentas con él, tendrás que asegurarte de disponer de una fuente de ingresos estable o incluso de la participación de un tercero, un avalista que responda por ti.

reunificación de deudas en casos difíciles 2

Características de la reunificación de deudas en casos difíciles

Sea cual fuere la gravedad de tu situación, reunificar deudas siempre ha sido una de las mejores opciones que tienes disponibles, ya que hablamos de poder unificar todos los pagos y resolver todas las demás deudas que mantenías activas generando comisiones e intereses desproporcionados. Con ella podrás beneficiarte de ventajas como:

  • Intereses: Muchos intereses aplicados a tus préstamos anteriores no hacen más que incrementar a cuota mensual. Con la reunificación lograrás deshacerte de ellos y pagar menos por la misma deuda.
  • Flexibilidad: Contar con un nuevo préstamo para la reunificación de deudas facilitará la obtención de una única cuota mucho más flexible y prolongada en el tiempo.
  • Deuda: Aunque tendrás que devolver el mismo importe que debías anteriormente, tu deuda solo será con una entidad, por lo que los costes serán mucho menores.
  • Reducción de cuota: Reunificar en muchas ocasiones comprender una refinanciación de tu deuda, es decir, podrás hacer frente a una cuota mucho menor.

Para muchos, lograr la reunificación de deudas en casos difíciles ha supuesto liberarse de una gran carga financiera, incluso les ha brindado la posibilidad de salir de ASNEF gracias al pago de todos los importes que mantenía pendientes y reclamados. No cabe duda de que nos encontramos ante una herramienta realmente útil y efectiva.

Alternativas a la reunificación de deudas

Al igual que estos préstamos personales han supuesto una alternativa a los créditos convencionales, también existe una serie de opciones paralelas que siempre podrás tomar para solventar tus problemas de endeudamiento. Su efectividad y conveniencia dependerán de nuestra situación y el riesgo que queramos asumir.

Hablamos de poder pedir el dinero prestado a un amigo o familiar, una persona de confianza que sepamos que cuenta con el capital. La principal ventaja de esta opción radica en la más que probable inexistencia de intereses, aunque también es común generar problemas posteriores si en algún momento no cumplimos con los plazos de devolución acordados.

Otra opción pasa por acudir a prestamistas particulares, desconocidos que ofrecen sus servicios de forma “alegal”. Sin embargo, la facilidad con la que se puede obtener el dinero contrasta con el desproporcionado tipo de interés que aplican y la más que dudosa reputación que poseen. Esta posibilidad debes contemplarla como el último recurso.

Requisitos para conseguir una reunificación de deudas

Si tu situación es complicada, lo mejor que puedes hacer es buscar entidades financieras que traten esta cuestión, donde cuenten con un tipo de préstamo ideado precisamente para abordar tu problema. Aunque no todas las entidades lo permiten, aquellas que sí lo hacen suelen exigir los siguientes requisitos:

  • DNI: Necesitas presentar una fotocopia de tu DNI en vigor.
  • Residencia: Debes residir legalmente en España, presentando una dirección postal real para recibir las comunicaciones de la entidad.
  • Mayor de edad: Cualquier préstamo, del tipo que sea, requiere que tengas más de 18 años para poder ser concedido.
  • Cuenta bancaria: Necesitas aportar un número de cuenta corriente en el que recibirás la cantidad de dinero solicitada.
  • Ingresos: Ante la falta de aval o la presencia en ASNEF, muchas entidades requieren que puedas demostrar solvencia mediante una nómina o pensión.

Y, como es obvio, tendrás que asegurarte de contar con toda esta documentación actualizada y detallada, evitando en todo momento incluir información falsa. Además, muchas entidades prestamistas ofrecen la posibilidad de incluir a un avalista, por lo que si tienes la oportunidad te recomendamos que la aproveches.