facebook
Home » Blog » ¿Qué tipos de préstamos existen?
qué tipos de préstamo existen

¿Qué tipos de préstamos existen?

Si creías que solo existe un tipo de préstamo debes saber que dentro del mercado financiero hay tantas opciones como necesidades pudieras tener. Y es que, para poder comprender qué significa un préstamo y cómo puedes aprovecharlo al máximo, antes habrá que descubrir los principales tipos que hay.

No son pocos los que navegan entre las múltiples ofertas de financiación que las entidades y bancos ofrecen. Donde, sin tener una idea clara de qué tipo de crédito es el que necesitan realmente, se equivocan a la hora de presentar sus solicitudes.

Para ello hemos creado esta pequeña guía, con una recopilación de las principales clases de préstamos y créditos que actualmente existen en el mercado. Así, una vez aprendas a diferenciarlos, también podrás escoger aquél que mejor se adapte a tu situación y necesidades.

Tipos de préstamos

Dentro del gran abanico de opciones, lo primero que debemos hacer es eliminar de nuestra mente el concepto de préstamo genérico, ya que esto es más bien la definición. Si bien sabemos en qué consiste, ahora es el momento de aprender a diferenciar los usos y características de cada uno de ellos.

Líneas más abajo verás que cada uno de estos tipos están diseñados específicamente para cada tipo de cliente, así como sus necesidades. No es lo mismo solicitar un préstamo personal para pagar una reparación del coche, que por ejemplo, solicitar un préstamo para reunificar la deuda que tenemos acumulada.

Por lo tanto, ha llegado el momento de pasar a la acción y comenzar a mostrarte los diferentes tipos de préstamo que existen. Podrás conocer sus principales ventajas y características, para así generar una idea de lo útil que pueden llegar a resultar. ¿Comenzamos?

qué tipos de préstamo existen 2

Préstamos personales

Empezamos con una de las familias de préstamos más importantes y relevantes del mercado financiero. Los préstamos personales son todos aquellos productos de financiación destinados a particulares que desean obtener liquidez a fin de cubrir sus necesidades. Hablamos de la compra de un coche nuevo, llevar a cabo una reforma o comprar electrodomésticos para la cocina, por ejemplo.

Se caracterizan por ser un tipo de préstamo flexible, es decir, dentro de esta clase de financiación podremos encontrar opciones que permiten la obtención de pequeñas cantidades de dinero de unos pocos miles de euros hasta importes que pueden superar incluso los 20.000 euros.

Aunque muchos incluyen en esta categoría todos los préstamos que conocen, dado el inabarcable catálogo de opciones que actualmente ofrecen las entidades, diremos que el préstamo personal es aquél en el que el dinero irá destinado a adquirir un bien duradero.

Microcréditos

No dejan de estar relacionados con los préstamos personales, sin embargo, se han añadido y mejorado tanto sus prestaciones y posibilidades que ahora resulta hasta necesario dedicar un apartado anexo para clasificarlos. 

Los microcréditos son un tipo de préstamos a corto plazo donde, a diferencia de los personales, aquí las cantidades que obtenemos son más reducidas, no llegando a superar en la mayoría de los casos los 1.000 euros. Hablamos de pequeñas cantidades de dinero muy interesantes si lo que buscamos es financiación inmediata.

Dada su naturaleza, los requisitos para acceder a ellos son menores, por lo que podremos disponer del capital solicitado en cuestión de minutos. Además, los microcréditos se caracterizan por ser un tipo de financiación que se tramita de forma completamente online, ya son las entidades financieras las que lo ofrecen.

Préstamos al consumo

Los préstamos al consumo también están relacionados con los préstamos personales, sin embargo, su principal diferenciación y popularidad radica en las ventajas que proporcionan a la hora de comprar un producto o servicio determinado.

Muchas empresas, tiendas y concesionarios de coches trabajan con los préstamos al consumo, ya que les permite ofrecer a sus clientes financiar sus compras de forma cómoda e incluso a veces sin intereses. Aunque el comercio solo actúa como intermediario, este tipo de préstamo hace que muchas compras se puedan financiar a plazos, lo que garantiza ventas para ellos.

Normalmente, este tipo de préstamos no lo verás disponible directamente en el catálogo de productos de muchas entidades financieras, ya que suelen ser ofrecidos a través de los establecimientos y empresas. Aun así, son uno de los tipos de préstamos más populares y solicitados, pues muchos son los que optan por financiar sus compras antes que abonarlas al contado.

Préstamos para estudiantes

Todos sabemos lo complicado y caro que puede llegar a ser pagar por la formación. Desde una carrera universitaria hasta un máster especializado, cualquier tipo de estudio puede implicar el pago de una importante cantidad de dinero que en muchas ocasiones no disponemos.

Para este tipo de situaciones existen los préstamos para estudiantes, una modalidad de financiación que proporciona liquidez a todas aquellas personas que, habiendo justificado y demostrado su condición de estudiante, podrán contar con el capital suficiente como para ir cubriendo los gastos de sus estudios.

Este tipo de préstamo es uno de los más populares, ya que sus condiciones de financiación permiten que muchos puedan ir devolviendo poco a poco el dinero prestado sin tener que realizar el pago total de su formación. El tipo de interés aplicado suele ser más reducido, así como también las cuotas mensuales.

Préstamos hipotecarios

En esta categoría encontramos uno de los préstamos más significativos del mercado, ya que suelen proporcionar grandes cantidades de dinero. Aunque el tipo de interés es el más bajo de todos los que hemos visto hasta el momento, aquí las condiciones para acceder a ellos también son las más exigentes.

Los préstamos hipotecarios suelen comprender cantidades entre 40.000 y 200.000 euros, aunque estas cifras varían en función del tipo de vivienda que deseamos comprar y nuestras capacidades para asumir la deuda. Hay ocasiones en las que estos importes alcanzan varios millones de euros.

En este sentido, son los bancos los que proporcionan este tipo de financiación, dejando los préstamos personales y microcréditos para las entidades financieras privadas. Hablamos de grandes sumas de capital que deben ser avaladas y respaldadas por entidades potentes y solventes.