facebook
Home » Blog » ¿Qué préstamos puedes solicitar cuando eres autónomo?
qué préstamos puedes solicitar cuando eres autónomo

¿Qué préstamos puedes solicitar cuando eres autónomo?

Conocidos como autónomos, las personas que trabajan por cuenta propia son uno de los colectivos más importantes del tejido empresarial de nuestro país. Sin embargo, también son uno de los grupos que mayor carga fiscal soportan, aumentando considerablemente sus gastos, tasas e impuestos, llegando a reducir los beneficios netos casi a la mitad. Ahora bien, ¿Qué préstamos podemos solicitar cuando somos autónomos?

Como ya sabrás, los autónomos requieren de un gran musculo económico para poder soportar las diferentes complicaciones que la propia normativa fiscal impone. Para lograrlo, existen multitud de opciones y recursos que podemos aprovechar, como el préstamo online para autónomos, un tipo de financiación ideado exclusivamente para este colectivo tan importante.

Si trabajas por cuenta propia, vas a hacerlo en un futuro y/o quieres saber un poco más sobre las posibilidades que tienes, presta mucha atención a lo que tenemos que contarte porque en las siguientes líneas descubrirás todo lo necesario para lograr la financiación que tanto necesitas. A continuación, te presentamos las opciones y características de los préstamos para autónomos.

¿Qué son los préstamos para autónomos?

Se trata de un modelo de financiación enfocado exclusivamente en aquellas personas que son trabajadoras por cuenta ajena, es decir, son autónomos y no trabajan para nadie más que para ellos mismos. Este tipo de trabajadores se caracteriza por ser uno de los que mayores cargas fiscales soporta, lo que les convierte en pequeñas y medianas empresas realmente delicadas a nivel financiero.

Los préstamos para autónomos son precisamente un tipo de préstamo personal que permite que podamos recibir un capital para destinarlo a nuestra tesorería. A diferencia del préstamo personal convencional que todos podemos pedir en cualquier entidad, este crédito para autónomos permite que el dinero pueda ser invertido directamente en nuestro negocio, sin tener que dar explicaciones.

Obviamente, estos préstamos varían en función de muchos parámetros y condicionantes, como el tipo de entidad financiera o nuestro estado de solvencia. Ser autónomo implica ser una pequeña empresa, pero eso no nos exime de la necesidad de presentar determinada documentación que acredite un nivel de ingresos mínimo para poder garantizar la devolución del importe solicitado.

qué préstamos puedes solicitar cuando eres autónomo 2

Tipos de préstamos para trabajadores por cuenta propia

Si pensabas que solo tenías a tu disposición un tipo determinado de préstamo para autónomos es que todavía no nos conoces. Somos especialistas en proponer soluciones a medida, en enfocarnos en todas las posibilidades y tratar de abordarlas desde todos los ángulos para que puedas aprovecharlas al máximo. En préstamos para autónomos no íbamos a hacer la excepción.

Préstamos personales

Son el grupo principal, la matriz de la que parte la práctica totalidad de préstamos que nos encontramos en el mercado. Los préstamos personales son un tipo de financiación ideado para que seamos nosotros, en calidad de particulares, los que solicitemos el crédito bajo unas condiciones adaptadas a las personas, no a las empresas. Aunque sí es cierto que, al ser trabajadores por cuenta propia, podremos avalar la operación con ingresos y declaraciones de IVA trimestrales.

Microcréditos

Son uno de los más populares y demandados en la actualidad, ya que gracias al reducido importe que se concede, son muchos más los autónomos que pueden disponer del dinero que tanta falta les hace. Los microcréditos son también un tipo de préstamo personal, aunque en este caso se tramitan de forma mucho más rápida y apenas precisan de requisitos, ya que el importe no suele superar los 1.000 euros.

Préstamos para empresas

Al ser autónomos, es decir, trabajadores por cuenta propia, también podremos presentarnos en las entidades financieras en calidad de pequeños negocios. Esto quiere decir que podemos acceder a los diferentes préstamos para empresas que las entidades tienen preparados, donde las condiciones suelen ser más ventajosas y el tipo de interés más reducido en comparación con los préstamos personales.

¿Cómo conseguir un préstamo si eres autónomo?

La respuesta es muy sencilla, ya que tan solo bastará con acreditar que somos trabajadores por cuenta propia para que la entidad inicie el mecanismo por el que se transfiera el capital que tanta falta nos hace. Para no cometer errores, lo primero que debes hacer es analizar el mercado y comparar las diferentes ofertas de financiación que existen, ya que no todas comparten los mismos tipos de interés ni comisiones.

Una vez tengas seleccionada la oferta de préstamo que más te interese, tendrás que estudiar bien las condiciones y asumir el plazo de devolución establecido en el borrador con las condiciones. Para formalizar la operación debes rellenar el formulario de solicitud de préstamo que incluyen las financieras y prestamistas en su página web y adjuntar toda la documentación que requieran.

Por fortuna para ti, en apenas unos minutos podrás conocer el resultado del estudio, pudiendo disfrutar del capital solicitado en cuestión de minutos u horas, según el tipo de entidad bancaria. Como puedes ver, solicitar un préstamo cuando eres autónomo es mucho más sencillo de lo que imaginas, donde solo hay que satisfacer las necesidades del prestamista para comprobar cómo el dinero es transferido de inmediato.

Requisitos para un préstamo cuando eres autónomo

Recordemos que la condición de autónomo implica que somos trabajadores por cuenta propia, es decir, no trabajamos para nadie más que para nosotros. Somos pequeños empresarios donde, a pesar de buscar la mejor financiación, esta condición tan particular puede convertirse en una ventaja a la hora de satisfacer los requisitos de las entidades. Para que te hagas una idea, asegúrate de cumplir siempre con estas condiciones:

  • Ser mayor de edad. En España, para poder solicitar financiación y que esta petición sea atendida es imprescindible contar con la mayoría de edad como mínimo.
  • Residencia legal. Otro de los puntos clave requiere que tu residencia en España sea legal y no te encuentres en situación irregular.
  • Ingresos. Como cualquier otro trabajador, la entidad financiera puede solicitar la presentación de un justificante de ingresos.
  • IVA. La declaración trimestral del IVA es una de las pruebas de solvencia e ingresos más frecuentes entre los autónomos que solicitan un préstamo.

Si la cantidad de dinero es elevada, muchas entidades prestamistas solicitarán que tus datos no se encuentren en ficheros de morosidad como ASNEF o RAI, ya que esta situación puede generar incertidumbre y dudas a cualquier entidad que vaya a prestar un dinero. Ten en cuenta que buscarán siempre de obtener las mayores garantías posibles a la hora de tratar de asegurar el dinero que nos prestan.

¿Para qué puedes usar el dinero del préstamo?

Aunque puede parecer obvio, hay entidades bancarias que sí requieren que presentemos de forma inicial la documentación que acredita el destino del dinero. Es decir, si vamos a solicitar 5.000 euros para alquilar un local comercial para nuestro negocio, el banco puede precisar que mostremos una copia del contrato de alquiler.

En el caso de las entidades prestamistas ajenas a la banca, no será necesario en la mayoría de los casos, por lo que podremos destinar el dinero concedido en aquellos fines que más nos interesen o urjan. Puedes emplear el dinero para la compra de material de oficina, renovación de maquinaria o cualquier aspecto personal, como la reparación de una avería.

Los préstamos que se solicitan cuando eres autónomo son exactamente los mismos que cuando trabajas por cuenta ajena, solo que en este caso actuamos también como empresa, algo que nos beneficia a la hora de acceder al catálogo de financiación que ofrecen las entidades prestamistas. Reducimos gastos como las comisiones, el plazo de devolución o incluso el tipo de interés aplicado.