facebook
Home » Blog » ¿Qué hacer si no puedo solicitar un préstamo?
qué hacer si no puedo solicitar un préstamo

¿Qué hacer si no puedo solicitar un préstamo?

Hay ocasiones en las que la búsqueda de financiación urgente se convierte en una auténtica odisea, llevándonos incluso a sufrir situaciones frustrantes donde parece que ninguna entidad bancaria está dispuesta a prestarnos el dinero que tanta falta nos hace. Si te resulta familiar esta sensación y no sabes qué hacer si no puedes solicitar un préstamo, esto que tenemos que contarte te interesa.

Si has llamado a la puerta de alguna de estas financieras y no has obtenido otra cosa que una negativa por su parte, no te desesperes. Encontrar a financiación necesaria es una tarea que puede llevarnos un poco más de tiempo del esperado, sobre todo si nuestra situación económica no es la más adecuada.

En este artículo veremos qué opciones tienes y cuáles son los principales consejos que debes tener en cuenta antes de presentar tu próxima solicitud de crédito. Comprobarás que, si tomas en serio estas cuestiones y las aplicas a tu situación, muchas más opciones de las que creías estarán disponibles para que puedas recibir el capital que tanta falta te hace. ¿Comenzamos?

¿Por qué me han rechazado el préstamo?

Antes de comenzar a preparar la siguiente solicitud de financiación conviene conocer los motivos por los que nos han rechazado la anterior petición. Aunque cada entidad bancaria ofrece sus requisitos y condiciones de una forma diferente, sí debes saber que la mayoría de ellas se rigen por tres puntos clave esenciales:

  • Ingresos. Para poder llegar con garantías al proceso de estudio y obtener una respuesta positiva tendrás que demostrar que cuentas con ingresos suficientes para asumir la futura deuda. Cuanto más dinero ganes, mayores opciones tendrás.
  • Solvencia. Además de los ingresos, están los avales. Se trata de documentos o incluso personas de tu círculo más próximo que puedan asegurar la operación. Tener propiedades como una vivienda podría ayudarte a proporcionar garantías para recibir el dinero que solicitas.
  • Historial de crédito. Aunque tengas una buena fuente de ingresos actualmente, contar con un historial de crédito negativo hará que muchos prestamistas rechacen proporcionarte más dinero. Desconfiarán de tu compromiso y no querrán exponer su dinero a una persona con un elevado riesgo de impago.

Si te han rechazado el préstamo recientemente, analiza tu situación y verás que la mayoría de motivos vienen condicionados por alguno de estos tres puntos esenciales. Para evitar seguir recibiendo negativas, te recomendamos trabajarlos y, en la medida de tus posibilidades, tratar siempre de mejorarlos.

¿Qué hacer si te han rechazado el préstamo?

Después de haber conocido alguno de los motivos principales por los que solemos recibir una negativa por parte de la entidad, es el momento de descubrir alguna de las diferentes alternativas y consejos para recuperarnos de la mala noticia. Lo primero que debes hacer es asumir que no todas las entidades financieras establecen los mismos requisitos, por lo que siempre habrá alguna que rechace tu solicitud.

Ante esta situación, no te agobies, tenemos decenas de otras entidades a las que preguntar. Es importante asumir nuestra situación y actuar en función de nuestras capacidades, es decir, no podremos encontrar opciones viables si estamos solicitando una cantidad de dinero realmente elevada sin presentar una solvencia acorde. De ahí la importancia por seguir estos tips para solicitar un préstamo.

Si te han rechazado el préstamo, busca la forma de mejorar en los tres puntos que mencionábamos líneas más arriba y vuelve a intentarlo. Cuanto mejor sea tu presentación y solvencia, mejores respuestas y condiciones obtendrás por parte de las entidades financieras. Y recuerda, no te agobies si alguna de ellas rechaza tu petición, pues cada una se rige por una serie de puntos y condicionantes diferentes.

qué hacer si no puedo solicitar un préstamo 2

Alternativas para obtener dinero

Puede darse la situación en la que la práctica totalidad de las entidades financieras que merecen la pena nos impidan acceder a la financiación que estamos solicitando, aunque es una situación poco probable, sí es cierto que una condición de morosidad, bajo historial crediticio y escasos ingresos pueden afectar negativamente a nuestras aspiraciones.

Existe una serie de alternativas que merece la pena conocer en caso de sufrir alguna de las situaciones anteriores, como la de carecer de ingresos suficientes como para asumir una nueva deuda con la entidad. Lo primero que debes hacer es buscar opciones más accesibles, como la solicitud de financiación a través de la administración pública, donde se ofrecen ayudas y subvenciones para perfiles en riesgo de exclusión.

Otra opción pasará por consultar a amigos y familiares la posibilidad de recibir el dinero que necesitas. Generalmente, esta alternativa es mucho más cómoda y ventajosa para el cliente, ya que no tendremos que hacer frene a elevadas condiciones ni plazos de devolución, pudiendo acordar un calendario de pago mucho más flexible y sencillo.

¿Cómo puedo mejorar mis opciones para conseguir un préstamo?

Llegamos a uno de los puntos más importantes a la hora de encontrar la financiación que necesitamos, donde se requiere toda nuestra atención para conseguir llegar a la puerta del prestamista con todas las garantías posibles a obtener el visto bueno. Muchas de las personas que no sabían qué hacer si no pueden solicitar un préstamo han trabajado este aspecto y logrado su objetivo, pudiendo encontrar una solución a ese problema de liquidez que tantas preocupaciones generaba.

Es conveniente que revises tu estado financiero y sus capacidades antes de iniciar cualquier solicitud de préstamo, ya que de esta forma estarás al tanto de tu situación y conocerás las posibles limitaciones que la entidad pudiera establecer. En este sentido, conviene que te esfuerces por mejorar tu nivel de ingresos y aportar toda la documentación que así lo acredite, ya que de esta forma podrás proporcionar un mayor confianza al prestamista.

De igual manera, si estás en algún fichero de morosidad o no cuentas con un historial de crédito bueno, te recomendamos buscar la forma de salir de estas bases de datos lo antes posible, indicándole precisamente a la entidad financiera que el motivo de tu solicitud es para saldar viejas deudas y dejar de formar parte de listados como el de ASNEF.

Solicitar un préstamo y la perseverancia

Cualquier persona que se ha visto en una situación de liquidez comprometida, donde no puede contar con medios ni herramientas en las que apoyarse, ha sabido salir del apuro de una forma u otra. Lo primero que debes comprender es que los nervios y las prisas por conseguir un préstamo cuanto antes no son buenos aliados a la hora de lograr este propósito. Si quieres llegar con todas las opciones, tendrás que estudiar y trabajar en tu perfil solicitante.

Las entidades financieras buscan clientes con garantías, capaces de demostrar solvencia y facilidad a la hora de devolver el dinero. Sin embargo, el mercado financiero es tan grande y variado en ofertas precisamente porque también son accesibles al grueso de la población, ese grupo que no cuenta con elevados ingresos ni holgada solvencia que demostrar.

Dicho de otra forma, si no encuentras financiación, persevera y trabaja en mostrarte con las mejores condiciones posibles. Por muchas barreras y condiciones que nos pongan las entidades, los préstamos están ideados para precisamente personas que no atraviesan su mejor momento y requieren de una inyección de capital para seguir adelante, por lo que esta ventaja conviene aprovecharla.