facebook
Home » Blog » ¿Qué es un préstamo y cuáles son los más solicitados?
qué es un préstamo y cuáles son más solicitados

¿Qué es un préstamo y cuáles son los más solicitados?

Es muy probable que en algún momento de nuestra vida tengamos que acudir a buscar financiación externa para poder afrontar una situación imprevista, invertir o contar con capital adicional para emprender en un proyecto personal. Con los préstamos es precisamente cómo logramos acceder a esta necesidad de liquidez urgente.

Hablamos de un producto de financiación con el que muchos consiguen obtener el dinero que necesitan de una forma rápida y segura, ya que las entidades financieras y bancos que gestionan y comercializan esta posibilidad se aseguran de ofrecer préstamos con todas las garantías.

Sus características y beneficios permiten que podamos disponer de una cantidad de dinero determinada para afrontar cualquier situación y compromiso que tengamos. Hoy descubrirás qué son realmente los préstamos y, si pensabas solicitar uno, conocerás qué tipos son los más solicitados, pues son varias las diferenciaciones que existen entre ellos. 

¿Cómo funcionan los préstamos?

Para conocer su funcionamiento, conviene recordar su significado, donde un préstamo es un acuerdo entre un prestamista y un prestatario, en el que el primero presta un capital al segundo y, quien a su vez acuerda devolver el dinero junto con un interés previamente acordado. 

Entendiendo ahora su principal significado y definición, ahora es el momento de presentarte los diferentes pasos por los que se basa su funcionamiento. Analizaremos qué es lo más determinante de cada uno de ellos y comprenderás la importancia de ir cumpliendo con cada uno de los requisitos que se establecen:

  • Solicitud. El prestatario solicita un préstamo y proporciona información sobre su situación financiera, incluyendo ingresos, gastos, historial crediticio y otros factores que determinará la entidad financiera.
  • Aprobación. Si la solicitud es aprobada, el prestamista evalúa la cantidad de dinero que está dispuesto a prestar y establece un acuerdo de préstamo que incluye el capital prestado, el plazo de devolución y la tasa de interés.
  • Aceptación de condiciones. Con toda la información mostrada y organizada, será nuestro turno. Tendremos que revisar las condiciones y aceptar, o no, los términos por los que se rige el futuro contrato.
  • Desembolso. Una vez que el acuerdo de préstamo es firmado, el dinero prestado es transferido a nuestra cuenta bancaria. Normalmente, este proceso suele ser inmediato, aunque en algunas ocasiones podrá extenderse hasta las 48 horas.
  • Pagos mensuales. El prestatario hará pagos mensuales al prestamista, que incluyen una parte del capital prestado más los intereses acordados.
  • Devolución: Al final del plazo de devolución, el prestatario devuelve el capital prestado y cualquier interés añadido.

Es importante tener en cuenta que los términos y condiciones de un préstamo pueden variar y es fundamental leer y comprender todas las cláusulas antes de firmar un acuerdo de préstamo. Así evitaremos cualquier tipo de imprevisto que pudiera alterar nuestra economía, impidiendo que situaciones como el impago hagan acto de presencia.

qué es un préstamo y cuáles son más solicitados 2

Préstamos personales

Los préstamos personales son un tipo de financiación muy popular, ya que suelen ser enfocados a aquellas personas que precisan de una necesidad económica bastante variada. Se utilizan comúnmente para financiar gastos importantes, como la compra de un coche nuevo, pagar los gastos de un viaje o la reunificación de deuda, entre otros.

En un préstamo personal, la entidad financiera presta una cantidad determinada de dinero al solicitante. A cambio, acordaremos devolver el dinero prestado junto con un interés añadido y previamente aceptado dentro de un plazo de tiempo específico.

A diferencia de otros tipos de créditos, estos préstamos rápidos no suelen estar garantizados por un bien o un activo específico. En su lugar, la entidad financiera basa su decisión de prestar dinero en la solvencia y el historial crediticio del solicitante.

Es importante tener en cuenta que suelen tener tasas de interés más elevadas que otras formas de financiación, como los préstamos hipotecarios. Por lo tanto, resulta esencial comparar diferentes opciones de préstamos personales, leer y comprender todas las cláusulas antes de firmar un acuerdo de préstamo.

Préstamos bancarios

En este caso, los préstamos bancarios suelen ser considerados como aquellos destinados a cubrir una necesidad mayor, es decir, cuyo importe suele superar los límites de los tradicionales préstamos personales que las entidades financieras privadas ofrecen. Por este motivo, son principalmente ofrecidos por los bancos.

Aunque los requisitos para acceder a este tipo de financiación también suelen ser más elevados, el tipo de interés aplicado tiende a ser menor. Esto permite una mejora de condiciones donde, en el caso de haber aceptado nuestra solicitud el banco, podremos beneficiarnos de un producto realmente interesante.

En algunas ocasiones se confunden directamente con los préstamos personales, aunque solo tendremos que comparar las condiciones que establecen tanto entidades privadas como bancarias para aprender a diferenciarlos rápidamente.

Préstamos hipotecarios

Forman parte de los préstamos bancarios, ya que en este caso suelen ser principalmente proporcionados por entidades financieras potentes. Ten en cuenta que el préstamo hipotecario comprende la aceptación de condiciones mucho más ventajosas que en los tipos de préstamo anteriores, a cambio de recibir una cantidad de dinero mucho mayor.

Los préstamos hipotecarios son una herramienta financiera utilizada por aquellos que desean comprar una casa o financiar mejoras en la propiedad. Estos préstamos están respaldados por la hipoteca de la casa, lo que significa que si el prestatario no puede pagar, el banco tiene el derecho de recuperar la propiedad a cambio de saldar la deuda.

Para poder acceder a este producto de financiación hay que cumplir con una serie de condiciones muy estrictas que variarán entre los bancos consultados. Ten en cuenta que estaremos tratando de disponer capitales que suelen comprenderse entre los 40.000 y los 150.000€, aunque hay préstamos hipotecarios mucho mayores.

Préstamos ICO

Dejando atrás los préstamos personales para particulares, encontramos los préstamos ICO. Un producto de financiación destinado a pequeñas y medianas empresas españolas donde, cumpliendo con una serie de requisitos iniciales que el propio banco establece, podrán acceder a un fondo de financiación perteneciente al Estado.

ICO son las siglas del Instituto de Crédito Oficial, una institución pública española enfocada en ayudar tanto a profesionales autónomos como empresas. Una de las principales herramientas que emplean para proporcionar financiación e impulsar muchos de sus proyectos se basa principalmente en las líneas de crédito ICO.

Su concesión depende de la aprobación de la entidad bancaria, que en este caso será la mediadora y encargada de proporcionar la financiación solicitada. El tipo de interés aplicado es muy reducido y, en términos generales, ofrecen unas condiciones de financiación realmente interesantes para las empresas.

Préstamos preconcedidos y líneas de crédito

Este tipo de préstamos posee la particularidad de, independientemente del grupo al que pertenezcan, han sido previamente ofrecidos al cliente. En otras palabras, se trata de préstamos cuyo capital ya está aprobado y listo para que solo tengamos que aceptar las condiciones y recibir el dinero.

Normalmente, suelen ser cantidades de dinero que la entidad financiera ha preaprobado mediante un estudio interno. No es necesario que hayamos tramitado ninguna solicitud anteriormente para poder recibirlos, ya que éstos se ofrecen en función de nuestra situación y capacidades financieras.

Las líneas de crédito funcionan igualmente, aunque en este caso sí podremos tratar de acceder a ellas mediante un proceso de solicitud. Sin embargo, la forma más común de disponer del capital que nos proporciona será recibiendo la comunicación por parte del banco, o entidad financiera privada, informándonos de esta disponibilidad.