facebook
Home » Blog » ¿Qué es el CER o Coste Efectivo Remanente?
qué es el cer

¿Qué es el CER o Coste Efectivo Remanente?

Hay ocasiones en las que, antes de aceptar las condiciones que nos ofrecen las entidades financieras, dedicamos unos minutos a comparar valores y datos que nos permitirán obtener el mejor préstamo posible. Y hacemos bien, pues esta práctica nos permitirá localizar auténticas ofertas, permitiendo que podamos ahorrarnos una buena cantidad de dinero. En este caso, el CER es un valor que tiene precisamente su sentido en este tipo de situaciones y conviene conocer.

Y esto es precisamente lo que vamos a hacer en las siguientes líneas, mostrarte qué es el CER o Coste Efectivo Remanente y ayudarte a entender mejor cómo puedes amortizar el préstamo personal en las mejores condiciones. Si acabas de contratar un crédito o tienes pensado hacerlo en breves, dedica unos minutos a esto que te vamos a contar si quieres mantener siempre bajo control tus finanzas y así aprovechar todas las oportunidades posibles.

¿Qué es el CER en un préstamo?

Generalmente, el CER es un valor que obtenemos mediante una serie de operaciones que más adelante te mostraremos. Esta cifra nos permite conocer el coste financiero real de la financiación, contando variables como las cuotas futuras que nos quedan pendientes hasta devolver toda la cantidad acordada. Este indicador es muy similar a la ya conocida TAE, aunque en este caso lo obtendremos una vez nos encontremos dentro del calendario de amortización del préstamo.

Una vez entra en vigor el crédito personal, podremos calcular el CER o Coste Efectivo Remanente para poderlo comparar con otras opciones de financiación de diferentes entidades y, si consideramos oportuno y conveniente, cambiarnos a ellas para ahorrarnos la mayor cantidad posible de dinero. Por fortuna para muchos de nosotros, el CER es un dato que debe venir reflejado en el recibo de la cuota que abonamos.

Por lo tanto, el CER en un préstamo es el dato que obtenemos de calcular las cuotas pendientes que nos quedan y sus mensualidades, permitiéndonos obtener un valor que suele ser muy empleado a la hora de contemplar alternativas de financiación más rentables para nosotros. Aunque es un concepto que deberíamos conocer y saber obtener todos, sigue siendo uno de los valores que más desapercibidos pasan a la hora de estudiar la financiación.

    ¿Cómo funciona el CER?

    Para poder comprender su sentido lo mejor que podemos hacer es mostrarte cómo funciona realmente, siendo muy importante recordarte que este valor lo obtendremos una vez hayamos iniciado el préstamo, ya que a diferencia de la TAE, solo nos servirá una vez el producto de financiación contratado se encuentre en vigor y estemos al corriente de pagos. Dicho esto, nos quedaremos con dos variables fundamentales: el tiempo que nos queda para liquidarlo y la cuota que abonamos cada mes.

    En función de esta información, la utilidad del CER permite que podamos conocer en todo momento la conveniencia o no de mantener estas condiciones de financiación con la entidad, por mucho que las hayamos aceptado inicialmente. Aunque no podemos variarlas ni exigir que se modifiquen por su parte, sí podremos valorar saldar la deuda adquiriendo una nueva en otra entidad prestamista con una TAE mucho más reducida que el valor que nos ofrece el CER actual.

      qué es el cer 2

      Diferencias entre CER, TIN y TAE

      Ahora que ya comprendemos mejor su sentido y aplicación, hay que hacer un alto en el camino para analizar y diferenciar los conceptos en los que se compone el préstamo que vamos a contratar, o ya tenemos en vigor. Para ello, haremos especial hincapié en los tres aspectos esenciales que todo cliente debería tener claros si quiere conocer mejor qué tipo de financiación es la que está contratando; CER, TIN y TAE.

      Dado que tenemos bien fresco el concepto de CER, comenzaremos hablando de la Tasa Anual Equivalente, conocida por sus siglas como TAE. Este porcentaje hace referencia al coste total que puede tener un préstamo durante el año. Se tiene en cuenta el plazo, precio al contado, cuota mensual y gastos relacionados con la financiación. Por su parte, el Tipo de Interés Nominal, TIN, es el dato que nos permite conocer el porcentaje que recibe el banco por prestar esa cantidad de dinero en concreto.

      Como ya puedes deducir, CER y TAE son conceptos que se asemejan bastante, aunque cuentan con variaciones como que la TAE representa el coste anual del préstamo y el CER varía en función del momento en el que nos encontremos de la financiación, además de solo aplicarse una vez el préstamo está activo. Podríamos decir que la TAE nos permite conocer el coste al que nos vamos a enfrentar y el CER nos ayudará a tomar decisiones importantes para encontrar mejores condiciones y alternativas.

      ¿Qué es un buen CER?

      Un buen CER es sinónimo de una buena financiación, un valor reducido que nos permita mantener una óptimas condiciones de devolución. En este sentido, la mejor forma que hay para determinar si el CER que tenemos actualmente es ideal o no se basa en comparar este dato que nos proporciona la financiera entre los diferentes tipos de TAE que se incluyen en otras ofertas de préstamo exteriores. Si no encontramos alternativas fácilmente, no cabe duda de que nos encontramos ante un buen CER.

      Hay muchas ocasiones en las que este dato pasa desapercibido, impidiendo que podamos aprovecharnos de otras opciones de financiación por falta de conocimiento. Ahora que ya comprendes mejor el sentido y utilidad del CER, te resultará mucho más fácil comprender la información de tu próximo recibo y determinar si merece la pena buscar alternativas o mantener tu deuda en la entidad financiera actual.

      ¿Cómo calcular el Coste Efectivo Remanente?

      Para calcularlo lo haremos en una hoja de cálculo de Excel, poniendo en una columna todas las cuotas pendientes. En la primera fila, añadiremos una fila nueva y escribiremos el capital pendiente con signo negativo. Después, aplicaremos la función =((1+TIR(A1:121))+12)-1, ya que el CER es un valor que se expresa en términos anuales. Para un préstamo de 35.000€ pendientes a devolver en 120 cuotas de 350€ obtendremos un CER de 3,82% (aprox), siendo este el valor que nos indicará que cualquier oferta de préstamo con una TAE inferior a 3,82% nos será más rentable.

      Una vez arranca el pago de las mensualidades, la TAE queda relevada de su puesto por el CER. Su valor será variable conforme nos vayamos acercando al final de las cuotas pendientes, permitiendo que sea interesante aplicarlo siempre que valoremos cambiar de financiera para terminar de saldar el importe pendiente. Aunque, si no queremos complicarnos con su cálculo, tan solo habrá que mirar en el recibo del prestamista y buscar este Coste Efectivo Remanente y el valor que nos arroja.