facebook
Home » Blog » Prestar dinero a un amigo
prestar dinero a un amigo

Prestar dinero a un amigo

Si un amigo, familiar o conocido necesita de tu ayuda, ¿Por qué negársela? Hay multitud de formas para conseguir ofrecerle tu apoyo en un momento tan delicado como el que atraviesa, aunque para ello tengamos que analizar y buscar cuál es la más adecuada. Prestar dinero a un amigo siempre ha sido una de las principales soluciones para muchos, por lo que hoy nos centraremos en este punto.

Ya seas la parte que tiende su mano o la persona que va a recibir el dinero, debes saber que en España es posible prestar dinero sin mayores problemas. Obviamente, según la cantidad de dinero que tratemos y las condiciones que queramos añadir, tendremos que proceder de una forma u otra.

Para allanarte el camino y ayudarte en todo el proceso, repasaremos todas y cada una de las diferentes opciones que tienes para llevarlo a cabo, así como las diferentes alternativas y obligaciones que se contraen una vez aceptamos el traspaso de dinero mediante este sistema. Por lo tanto, presta mucha atención porque estás a punto de descubrir cómo prestar dinero a un amigo con total seguridad, ¿Comenzamos?

¿Es una buena idea prestar dinero a un amigo?

Aunque pueda parecer contradictorio, para prestar dinero a un amigo debes estar completamente seguro de que éste podrá hacer frente a la deuda que contrae contigo, ya que de lo contrario estaremos hablando de una posible situación de impago, donde el dinero podría ser el motivo por el que una relación de amistad llegase a su fin.

Para poder prestar dinero a un amigo primero debéis hablar y tratar todos los puntos y condiciones por los que se rige la operación, así como los plazos para devolver el dinero y cualquier otro aspecto relacionado. Esta es la mejor forma para garantizar que el proceso será rápido, seguro y mantendrá a ambas partes comprometidas.

Lo mejor que puedes hacer es recurrir a una plantilla de contrato entre particulares, un modelo estándar que permita recoger toda la información sobre la operación y garantice su cumplimiento. Este tipo de contratos pueden ser supervisados por un abogado o incluso un notario, donde su presencia y conformidad darán todavía más solidez al acuerdo al que estáis a punto de llegar.

¿Cómo prestar dinero a un amigo?

Para poder ayudarte en este punto hemos creado una serie de pasos que conviene seguir de forma cronológica, aunque todos ellos dependerán en primera instancia de tu relación y confianza con la otra parte. Si no estás seguro de poder recuperar el dinero, lo mejor que puedes hacer es buscar otras alternativas y evitar hacer puntos como los siguientes.

Escribir el contrato

Se trata del primer paso que todos debemos dar a la hora de iniciar el proceso para prestar dinero a un amigo. En este contrato incluiremos nuestros datos personales y cualquier condición o cláusula que queramos mantener y cumplir durante su vigencia. Definir los puntos y aclarar todos los aspectos del dinero prestado te ayudará en el futuro a garantizar que se cumplan sus condiciones.

Presta una cantidad que puedas recuperar

Tanto para la parte que presta el dinero como la que lo recibe, hay que estar completamente convencidos de que podremos asumir la deuda. Si no tienes suficiente dinero para prestar, lo más lógico es que lo comuniques a tu amigo y, en el caso de que éste no pueda asumir la devolución de semejante capital, también conviene que abordéis esta cuestión antes de hacer un sobreesfuerzo que comprometa vuestra amistad.

Crea un calendario de pagos

Preparar y definir un plan de amortización te ayudará a conocer cuándo terminarán de devolverte el dinero y si te conviene esperar tanto o no. Generalmente, este contrato entre particulares no incluye ni aplica aspectos como tipos de interés, aunque siempre viene bien saber cuántos plazos quedan pendientes en todo momento.

Mantén un registro de pagos

Al igual que todos llevamos controladas nuestras cuentas de una u otra forma, crea recibos o una simple tabla de datos en Excel donde se recojan los diferentes pagos que ya se han abonado. Este sistema te permitirá llevar el control y además, evitar cualquier tipo de disputa con la otra parte, sabiendo en todo momento cuánto capital queda por amortizar.

prestar dinero a un amigo 2

Estampa tu firma como aceptación de las condiciones

Es fundamental firmar el documento, tanto el registro que llevéis ambas partes como en el propio contrato donde se estipulan todas las demás condiciones generales del préstamo entre particulares. Este procedimiento garantiza que, en caso de llegar a una situación de impago o desacuerdo, ambas partes podréis recurrir al contrato para recordar vuestra conformidad y compromiso desde el inicio.

Qué hacer si el préstamo no sale bien

Recuerda que el contrato firmado es precisamente el documento que permite garantizar vuestro derechos y obligaciones, tanto a la parte que presta el dinero como el amigo que lo recibe. En caso de disputa, siempre podréis recurrir a la vía amistosa para repasar las condiciones planteadas y aceptadas inicialmente para llegar a un acuerdo. Si hubiera que modificar algo, también se podría hacer.

En el caso de desacuerdo total, el mismo documento firmado servirá para que un abogado pueda asesorarte mejor, permitiendo que pueda ser incluso empleado como prueba en un procedimiento legal. Ahora comprenderás la importancia de haber creado un contrato legal y estampar vuestras firmas en él antes de transferir el dinero y/o dejarte llevar por impulsos o corazonadas carentes de fundamento.

Opciones y alternativas

A pesar de que prestar dinero a un amigo siempre ha sido una de las primeras opciones entre particulares, debes saber que existe un riesgo potencial a no recibir el dinero, terminar en desacuerdo o incluso finalizar la relación de amistad. Y es que, la confianza en muchas ocasiones provoca retrasos y abusos que bien se podrían eliminar o limitar si tomamos como alternativas algunas otras opciones.

Préstamos

Conocidos como préstamos urgentes o personales, son formas de financiación que permiten eliminar cualquier riesgo de impago al tratar directamente con entidades prestamistas reguladas por el Banco de España. Son la mejor opción si lo que deseamos es obtener el capital lo antes posible y con las mejores condiciones, aunque para ello tendremos que realizar un ejercicio de análisis y comparación antes de tomar cualquier decisión.

Tarjeta de crédito

Hablamos de otro modelo de financiación donde, a diferencia de los préstamos personales, dispondremos de un capital que no necesariamente habrá que utilizar. Tanto bancos como entidades prestamistas ofrecen este tipo de financiación si cumplimos con una serie de requisitos, como disponer de una cuenta corriente e ingresos, entre muchos otros.