facebook
Home » Blog » Préstamos para morosos
préstamos para morosos

Préstamos para morosos

Si estás en una situación de morosidad debes saber no todo está perdido a la hora de buscar financiación. Actualmente, hay muchas entidades financieras ofrecen los conocidos préstamos para morosos, un producto financiero ideado precisamente para proporcionar liquidez aun cuando una mala racha nos haya conducido a los temidos ficheros de morosidad o carezcamos de ingresos.

Para muchas personas que se encuentran en ASNEF o actualmente no tienen trabajo, encontrar entidades que acepten sus solicitudes de préstamo es todo un reto. Sin embargo, aunque los bancos convencionales no atiendan estas peticiones, existen entidades financieras que sí lo hacen.

Por lo tanto, si te encuentras en ASNEF o no tienes ingresos, pero precisas de liquidez de forma urgente y no sabes cómo conseguir el dinero, presta mucha atención a las siguientes líneas porque estás a punto de descubrir una nueva alternativa con la que podrás disponer del dinero que necesitas en cuestión de minutos.

¿Qué son los préstamos para morosos?

Al igual que existen créditos personales para comprar un coche o refinanciar las deudas, los préstamos para morosos son también una realidad gracias a las entidades financieras. Son muchas las que incluyen esta forma de financiación tan popular y efectiva, ya que posibilita que cualquier persona pueda solicitar su préstamo con garantías.

Los préstamos para morosos permiten que aquellos que se encuentren en situación de desempleo o sus datos figuren en listados como ASNEF o RAI, puedan acceder a la financiación que precisan, logrando obtener liquidez ante una necesidad puntual y urgente. A diferencia de los bancos, los prestamistas sí tienden su mano.

Hasta hace unos años, pedir un préstamo estando en ASNEF era todo un reto, ya que los bancos analizaban el perfil del interesado y, al detectar su frágil situación económica, desestimaban automáticamente el trámite. Ahora, la situación ha cambiado y solo basta con echar un vistazo a nuestro alrededor para encontrar multitud de préstamos para morosos disponibles y accesibles.

¿Cómo funcionan los préstamos para morosos?

Generalmente, los préstamos con ASNEF, o para morosos, funcionan de la misma forma que cualquier otro préstamo personal, es decir, precisan de un proceso previo de estudio por parte de la financiera. Aunque las condiciones varían, será la entidad la que valorará y analizará el perfil del cliente, determinando cuánto dinero puede prestarle.

Llegados a este punto, figurar en ASNEF o no poseer ingresos fijos no será un impedimento para recibir el capital solicitado, ya que el prestamista valorará otros aspectos, como la veracidad de nuestros datos personales y la edad que poseemos, detalles que sí resultan fundamentales en este caso.

Después de realizar este estudio preliminar, el prestamista informa al solicitante de las condiciones y requisitos que se deben aceptar. Si aceptamos, en apenas unos minutos obtendremos en nuestro correo una copia del contrato de préstamo y la notificación de que el dinero ha sido transferido a nuestra cuenta corriente.

préstamos para morosos 2

¿Cuáles son los mejores préstamos para morosos?

Ahora que ya hemos entrado en materia y conoces las principales cualidades de los préstamos para morosos, ¿Qué te parece si pasamos a determinar cuáles son los mejores? Son muchas las personas que se plantean esta cuestión, ya que encontrar las mejores condiciones se convierte en una necesidad si no queremos sobresaltos.

El mejor préstamo para morosos será aquél que mejor se adapte a tu situación, por lo que cada uno de los que ofrecen las entidades financieras puede ser una muy buena opción. A continuación te mostramos algunos de los aspectos en los que debes fijarte:

  • Plazo y cuota. El plazo de devolución del préstamo y su cuota son fundamentales. Evita asumir mensualidades elevadas si no puedes hacer frente al pago. Es preferible prolongar el plazo al máximo para lograr una devolución cómoda.
  • Tipo de interés. Tanto la TIN como la TAE, son intereses que se incluyen en el préstamo para morosos y que, por norma general tienden a ser más elevados que con otros créditos. Busca siempre los valores más bajos, ya que esto hará que la mensualidad sea más reducida.
  • Comisiones. Asegúrate de contratar un préstamo en el que todas las posibles comisiones estén detalladas, ya que de lo contrario podrás ver cómo tu cuota mensual crece sin previo aviso.
  • Productos vinculados. Hay ocasiones en las que algunas entidades aprovechan la contratación del préstamo para incluir un seguro de vida o salud, lo que implicará un incremento en la cuota. Revisa los términos y cerciórate de que no existe este tipo de productos en tu contrato.
  • Cambiar de banco. Al igual que con los productos vinculados, otros establecen como requisito abrir una cuenta con ellos y cambiar de entidad bancaria. Evita este tipo de opciones, ya que en el futuro podrías tener que asumir costes de mantenimiento o gestión también inesperados.

Y como siempre, valora la credibilidad y reputación de la entidad financiera. Este punto es sumamente importante si no quieres sobresaltos. Confía solo en los mejores prestamistas, entidades como las que te recomendamos en esta página y no caigas en el error de caer tentado por ofertas atractivas de desconocidos.

Requisitos para solicitar el préstamo ahora

Después de conocer todas las ventajas es probable que quieras solicitar tu préstamo para morosos lo antes posible. Si es el caso, recuerda analizar previamente las condiciones y términos que cada prestamista incluye en sus ofertas, ya que será la mejor forma de conocer sus requisitos, pues cada entidad puede variar de criterio.

A modo orientativo y, dado que estos préstamos para morosos no penalizan si el solicitante se encuentra en ASNEF o carece de ingresos, debes saber que la carencia de una nómina no será un problema en la mayoría de los casos, aunque si la tienes no dudes en presentarla.

A parte de este detalle, los requisitos para acceder al préstamo serán muy sencillos, ya que solo bastará con aportar tus datos personales, el número de cuenta donde deseas recibir el dinero y acreditar que cuentas con la mayoría de edad. En apenas unos minutos, comprobarás cómo el préstamo es aprobado y el dinero es transferido a tu cuenta bancaria.