facebook
Home » Blog » No me dan crédito en ningún lado, ¿Qué puedes hacer?
no me dan el crédito en ningún lado

No me dan crédito en ningún lado, ¿Qué puedes hacer?

Ante una situación en la que no logras recibir una respuesta positiva o acorde a tus necesidades de financiación debes saber que no todo está perdido, que siempre habrá alternativas que valorar por complicado que sea el momento. La clave reside en saber dónde buscar y a qué puertas llamar. Por fortuna para ti, hoy abordaremos precisamente este punto, ofreciéndote opciones que quizá desconocías o no habías contemplado.

Es muy frustrante ver cómo solicitud tras solicitud es rechazada, reduciendo cada vez más las posibilidades que tanta esperanza nos daban para recuperar la estabilidad económica que tanto añoramos alcanzar. Pero no te preocupes, cada vez son más las entidades financieras que apuestan por ofrecer créditos personales adaptados a cualquier situación, incluida la tuya.

Si no te dan el crédito en ningún lado aparta la frustración y deja que te mostremos lo que todavía puedes hacer, las posibilidades que hay en el mercado financiero y cómo puedes acceder a ellas. En las siguientes líneas veremos cómo sí es posible lograr la financiación que tu economía precisa y siempre en las mejores condiciones posibles, ¿Te apuntas?

¿Por qué no puedes conseguir un crédito en ninguna parte?

Antes de entrar a valorar las diferentes opciones que tenemos, habrá que realizar un estudio en profundidad sobre nuestra situación económica. No es lo mismo presentar una solicitud de préstamo manteniendo un historial de crédito saneado que hacerlo con deudas pendientes y reclamadas, figurando nuestros datos en ficheros de morosidad como ASNEF.

Por lo tanto, antes de tramitar una solicitud nueva para obtener cualquiera de los préstamos personales que ofrece, determina qué entidades garantizan financiación a clientes con un perfil similar al tuyo, donde permitan la posibilidad de obtener liquidez aun estando en ASNEF o careciendo de ingresos como una nómina. Conocer estos puntos te ayudará a filtrar y seleccionar mejor tus posibles entidades candidatas:

1. Listado de morosos

Que nuestros datos personales figuren en registros de morosidad como pudieran ser RAI o ASNEF no es un aspecto positivo de cara a conseguir financiación por parte de cualquier entidad de crédito. Ten en cuenta que, a medida que tu solvencia se ve mas comprometida o limitada, menores posibilidades y facilidades brindarán las entidades prestamistas.

Esto no quiere decir que no puedas acceder al capital que necesitas, pero sí tendrás que afinar tu búsqueda para encontrar entidades financieras que permitan esta posibilidad. Por fortuna para ti, cada vez son más las que permiten que puedas solicitar un préstamo aun teniendo deudas pendientes de abonar y reclamadas oficialmente. Solo es cuestión de buscar préstamos para morosos en España, comparar, analizar y seleccionar la que mejor se adapte a tu situación financiera personal.

2. Situación laboral

Debes saber que para un prestamista, al igual que para una entidad bancaria convencional, contar con un cliente que se encuentra en activo y dispone de unos ingresos recurrentes permitirá garantizar la operación de mejor forma. Saber que contamos con una nómina facilita el proceso de solicitud, ya que ofreceremos una garantía de pago que logrará que nuestra solvencia aumente.

Aunque también existen entidades que brindan préstamos para desempleados sin necesidad de presentar nómina ni acreditar ingresos, debes saber que la cuantía propuesta será mucho menor, ya que no querrán asumir un elevado riesgo de cara a prestarte un capital determinado. De ahí la importancia por mantenerte siempre activo y contar con tus nóminas actualizadas.

3. Ingresos regulares

Siguiendo el hilo del anterior punto, contar con ingresos regulares brindará a la entidad una tranquilidad extra a la hora de recuperar su dinero. Puede que no te encuentres en el mundo laboral ni dispongas de nómina, pero si eres autónomo, cobras una prestación o pensión, estos documentos también servirán para convencer a los prestamistas.

Para muchas entidades, las solicitudes que se tramitan sobre clientes que no poseen ningún aval ni cuentan con una nómina o ingreso recurrente, resulta muy difícil garantizar que podrán recuperar el capital prestado. Este punto es realmente importante de cara a tus aspiraciones por obtener la financiación deseada, por lo que te recomendamos encarecidamente que aportes y justifiques siempre que puedas todo ingreso que pudieras tener.

4. Requisitos de edad

Puede que seas una persona joven, activa y dinámica, pero también puede contemplarse como un aspecto negativo que todavía no cuentes con un periodo mínimo de actividad laboral que avale el capital que vas a solicitar. Tanto si eres menor de edad como si recién cuentas con 20 años, solicitar un préstamo puede convertirse en un problema si no demuestras que posees activos o ingresos suficientes para cubrir el riesgo de impago.

Lo mismo sucede en los casos de edades avanzadas, como aquellas personas que son jubiladas y pensionistas. Aunque en este caso contaremos con unos ingresos recurrentes en forma de prestación por jubilación, solicitar elevadas cantidades de dinero podría implicar asumir un calendario de amortización extenso, algo que podría comprometer a las entidades financieras.

no me dan el crédito en ningún lado 2

Qué hacer si no consigues el crédito en ninguna parte

Lo primero que debes hacer es tranquilizarte, hablamos de un préstamo personal que de una forma u otra se puede conseguir. Quizá no sea de la forma en la que esperabas, pero ya te aseguramos que podrás lograrlo. Si no cuentas con los ingresos suficientes, edad o no reúnes los requisitos mínimos que establecen las entidades, sigue la búsqueda y filtra las ofertas.

Cada entidad financiera ofrece sus condiciones particulares, por lo que no está de más valorarlas todas y determinar cuáles son las más adecuadas a tu situación concreta. No importa si estás en ASNEF o careces de ingresos, muchas de ellas abren sus puertas y brindan opciones de financiación realmente interesantes.

Entidades como las que te ofrecemos en nuestra plataforma son un claro ejemplo, con propuestas de crédito y condiciones que realmente superan a las que podrías encontrar en una entidad bancaria habitual. Por si no lo sabías, estas financieras ofrecen mucho más de lo que podrá darte un banco, pues basta con leer sus facilidades y darnos cuenta de que pueden resultarnos de gran ayuda.

    Alternativas de financiación

    Y, si ninguna de las opciones anteriores te ha convencido o resultado útil, debes saber que existen unas cuantas alternativas que conviene que contemples. Aunque no todas serán de ayuda en tu caso, quizá si demos en el clavo con alguna de las siguientes propuestas que te lanzamos:

    • Pide dinero a un familiar. Siempre podrás recurrir a tus seres queridos y familiares para buscar la financiación que necesitas.
    • Mejora tu situación laboral. Si no tienes trabajo, busca uno consigue un contrato laboral y añádelo en tus futuras solicitudes.
    • Trata de evitar la morosidad. Aunque hay opciones muy interesantes, evita siempre figurar en bases de datos como ASNEF.

    Reúne toda la información que solicite el prestamista, conoce sus requisitos y valora todas las propuestas que te pongan sobre la mesa. Así es como podrás encontrar la financiación que estabas buscando, aunque no de la forma en la que esperabas. Quizá te lleve más tiempo del planeado, pero seguro que encontramos la forma con estas propuestas. ¿Probamos?