facebook
Home » Blog » ¿Cuándo prescribe una deuda?
cuándo prescribe una deuda

¿Cuándo prescribe una deuda?

Aunque siempre recomendaremos hacer frente al pago de nuestras obligaciones financieras, ¿Sabías que las deudas que mantienes contraídas prescriben? Llega un momento en el que, tras haber pasado una determinada cantidad de tiempo, el capital pendiente de tus préstamos y créditos termina venciendo, por lo que quedarás completamente liberado.

El actual ritmo de vida que mantenemos, donde las prisas están a la orden del día, provoca que en determinadas ocasiones nuestra situación financiera y personal varíe drásticamente. Esto puede abocarnos a la imposibilidad de hacer frente al pago de las cuotas de los préstamos que mantenemos activos.

Si tienes deudas pendientes y resulta imposible hacerles frente, hoy veremos cuáles son los requisitos que se deben dar para que la deuda termine cancelada, así como también los diferentes tipos que existen y el plazo que la Ley estipula como límite para poder quedar exonerados de cualquier responsabilidad. 

Diferencia entre prescripción y caducidad

Para poder conocer cuándo prescribe una deuda, lo primero que debes saber es que existe una importante diferenciación entre dos conceptos: prescripción y caducidad. Ambos hacen referencia a tus obligaciones para devolver el capital prestado, sin embargo, cada una de ellas representa a diferentes estados por los que pasará la deuda.

La prescripción determina el plazo máximo que tiene el acreedor para reclamar la deuda que mantenemos con él. Mientras sea vigente este plazo, el banco, empresa o entidad financiera que nos ha prestado el dinero podrá reclamar legalmente la devolución del capital, interrumpiendo la cuenta atrás hasta alcanzar la caducidad.

Por otra parte, y como ya imaginas, la caducidad de una deuda indicará cuándo esa deuda deja de ser efectiva, exonerándonos de la obligación que tenemos como deudores para abonar las cantidades reclamadas. Llegados a este punto, la caducidad permitirá que el acreedor pierda el derecho de reclamación.

Plazo de prescripción de préstamos personales

Dentro de la gran cantidad de productos y servicios financieros, conocer la prescripción de los préstamos personales es una de las consultas más frecuentes. Aunque, existen multitud de variaciones y matices entre los diferentes préstamos que se ofrecen en el mercado, el crédito personal cuenta con un plazo de 5 años máximo para poder ser reclamado.

En esta condición se incluyen además de los préstamos personales, las tarjetas de crédito. Por lo que, según la normativa vigente, todos aquellos productos financieros de este tipo que hayan sido contratados con fecha posterior al 7 de octubre de 2015, contarán con este plazo de prescripción.

Cabe destacar que también se incluyen los intereses que haya podido generar la deuda acumulada, es decir, la cantidad total de dinero que debemos al acreedor más los recargos ocasionados tras no haber podido satisfacer las correspondientes cuotas. Hay ocasiones en las que muchas reclamaciones separan ambos conceptos, incurriendo en una situación completamente ilegal.

cuándo prescribe una deuda 2

Prescripción de préstamos online

Si tu préstamo personal fue contratado de forma online, debes saber que este tipo de créditos también están contemplados en la anterior normativa, impidiendo que puedan ser reclamados más allá de los 5 años desde su contratación. 

Actualmente, la mayoría de créditos personales se tramitan de forma online, por lo que tiene sentido que este tipo de productos se incluyan en esta categoría. Por lo tanto, si mantienes una deuda pendiente, bien sea a través de una tarjeta de crédito o un préstamo personal online, el plazo máximo para que prescriba será también de 5 años.

Consejos para evitar las deudas y su posterior reclamación

Lo primero que debes hacer, antes de cualquier otra cosa, es analizar detenidamente las condiciones del préstamo personal al que vas a acceder. En muchas ocasiones, se incluyen términos que podrían afectar negativamente a tu capacidad por saldar la deuda en caso de sufrir demoras puntuales.

En el caso de no poder satisfacer el importe pendiente, lo mejor que puedes hacer es tratar de obtener una nueva forma de financiación más accesible y flexible, con condiciones que sí puedas asumir. Si esta vía no está disponible o el acreedor no atiende a tu petición, lo más probable es que éste inicie un proceso legal para reclamar el capital.

Ante esta situación, busca asesoría legal y utiliza todos los recursos posibles. Cabe la posibilidad de demostrar ante un juez tu insolvencia y evitar así tener que esperar 5 años hasta que la empresa pierda su derecho de reclamo. La decisión de un juez podría propiciar la cancelación inmediata de tus deudas.

Ante una situación de acoso por parte del acreedor, debes saber que puedes denunciarla ante las autoridades, ya que existen una serie de procedimientos y normativa que protege al deudor en estos casos. Muestra siempre tu predisposición por alcanzar un acuerdo que se ajuste a tu nueva situación.

¿Cuándo vencen las deudas en España?

Hasta ahora solo nos hemos enfocado en conocer la prescripción de las deudas contraídas a través de préstamos personales y tarjetas de crédito. Sin embargo, en el mercado financiero existen muchos otros tipos de crédito y deudas que se regulan de forma distinta, con plazos de tiempo y condiciones diferentes. Estos son algunos ejemplos para España:

  • Alquiler. Para los arrendamientos de cualquier tipo, se fija un plazo de prescripción de la deuda igual que en los préstamos personales, 5 años.
  • Facturas del hogar. Para servicios como el consumo eléctrico o el suministro de agua, serán también 5 años los que marquen el límite para que el acreedor pueda reclamar la deuda.
  • Sanciones. En el caso de que la multa haya sido notificada al infractor, dispondremos de 4 años para llegar al plazo de prescripción. Sin embargo, si todavía no ha sido notificada, la Administración dispone entre 3 y 6 meses para hacerlo, ya que superado este plazo no tendrá derecho de reclamar su abono.
  • Seguridad Social y Hacienda. Las deudas contraídas con la Agencia Tributaria prescribirán en un plazo de 4 años, así como también el derecho a revisar la renta ante un posible error.

    En el caso de las hipotecas, el plazo por el que la deuda quedará prescrita se fija en 20 años, por lo que es mucho más probable que las entidades bancarias puedan tomar medidas durante este lapso para conseguir obtener una resolución favorable antes de superar este margen de tiempo.