facebook
Home » Blog » Cómo solicitar un préstamo
cómo solicitar un préstamo

Cómo solicitar un préstamo

Hoy vamos a poner el punto de mira en uno de los aspectos más importantes de todo proceso de financiación, hablamos de cómo solicitar un préstamo, de los pasos que debemos seguir y las claves que habrá que tener en cuenta si lo que deseamos es aprovecharnos de las mejores condiciones posibles. Y es que, solicitar un préstamo personal puede parecer sencillo, pero encontrar el mejor es completamente diferente.

Analizaremos todas las claves esenciales, repasaremos tu situación y comprenderás que para obtener las mejores condiciones de financiación solo necesitas trabajar en ofrecer la mejor impresión y elegir el prestamista adecuado. Si estás buscando opciones de liquidez y no sabes por dónde empezar ni a qué puertas llamar, quédate con nosotros porque en las siguientes líneas encontrarás una gran ayuda.

Son muchas las entidades y préstamos personales que actualmente existen en el mercado, por eso nosotros nos centraremos en las cualidades y perfil del prestamista, la entidad que escojamos para lograr obtener su aprobación y recibir el dinero lo antes posible en nuestra cuenta bancaria. Presta mucha atención porque estás a punto de descubrir cómo solicitar un préstamo con las mejores condiciones.

¿Qué tener en cuenta antes de solicitar un préstamo?

Antes de iniciar el proceso y poner en activo al prestamista para que evalúe nuestra solicitud, hay que asegurarse de que cumplimos con una serie de aspectos esenciales. Hablamos de revisar las condiciones y requisitos que cada entidad financiera establece en sus condiciones, de la cantidad de intereses que vamos a pagar y cualquier otro aspecto que influya en el capital que solicitamos.

Para una entidad financiera, que el cliente sea solvente y no esté incluido en ficheros de morosidad como ASNEF es una prioridad. Sin embargo, el mercado financiero es cada vez mayor y ofrece soluciones incluso a personas que se encuentran en estas bases de datos o carecen actualmente de ingresos. No obstante, todos estos puntos debes tenerlos claros antes de iniciar el proceso de solicitud.

De esta manera, antes de que el prestamista reciba tu documentación y proceda a analizarla, tú ya sabrás en que aspectos debes cuidar más la información que facilitas y, en la medida de lo posible, mejorar su presentación para que puedan analizar tu caso de forma sencilla y efectiva. Si cumples con estos puntos, verás como el proceso de solicitud de préstamo se simplifica notablemente.

    ¿Cuáles son los criterios de elegibilidad para un préstamo?

    Cada entidad prestamista o bancaria se rige por una serie de criterios completamente diferentes, por lo que no podríamos generalizar más allá del plano teórico. Obviamente, cuanto mayores sean tus ingresos y situación crediticia, mejores resultados obtendrás por su parte, ya que están confiando su dinero en una persona completamente solvente y capacitada para poder devolver el capital prestado y los intereses generados.

    Por norma general, toda entidad financiera se rige por los siguientes puntos que te mostramos líneas más abajo, aunque cada una de ellas le dará una importancia según crea conveniente y siempre en función de la cantidad de dinero que vayas a solicitar.

    • Datos personales y situación legal. Se necesitan los datos de residencia, edad, nombre y contacto para poder tener una ficha del cliente, así como cerciorarse de que reside en el país de forma legal.
    • Nivel de ingresos. Para poder acceder a cantidades de dinero superiores a los 1.000 euros será necesario demostrar que poseemos ingresos de forma regular. Cuanto mayores sean éstos, mejores propuestas obtendremos.
    • Historial crediticio. Es importante contar con un pasado saneado económicamente, donde no aparezca información que haga dudar al prestamista. Si hemos tenido deudas no satisfechas anteriormente, muchas entidades podrán dudar de nuestra solicitud.
    cómo solicitar un préstamo 2

    ¿Cómo funciona la solicitud de préstamo?

    El funcionamiento de este proceso es cada vez más sencillo y cómodo, tanto para el propio cliente como para la entidad financiera que gestiona y supervisa la operación. Antes de ponernos manos a la obra, la solicitud de préstamo que vayas a realizar puede ser diferente en función del prestamista, aunque aquí te mostraremos las líneas generales que suelen emplear la mayoría de ellos.

    Para poder iniciar con el proceso tendremos que acceder a la oferta de financiación que más nos interesa, llegando a un formulario que el prestamista habrá diseñado para que podamos facilitarle toda nuestra información. Una vez remitamos todos los datos, la entidad se pondrá manos a la obra y en un plazo no superior a unas horas podrás conocer el resultado de tu solicitud.

    La tecnología es un elemento común actualmente, por lo que muchos de los procesos y estudios que se realizan sobre el perfil del cliente son llevados a cabo de forma automatizada, lo que permite que podamos recibir una respuesta en cuestión de minutos. Si resulta viable la solicitud, el propio sistema iniciará la transferencia con el capital, pudiendo disfrutarlo en el mismo día. Sorprendente, ¿Verdad?

    ¿Puedo solicitar un préstamo con ASNEF?

    Si hubieras planteado esta pregunta hace unos años te hubiéramos garantizado al 90% que no seria posible acceder a ningún tipo de financiación si tus datos estaban registrados en ficheros de morosidad como ASNEF. Sin embargo, actualmente son muchas las entidades prestamistas que sí permiten que puedas solicitar un préstamo aunque estés en estas bases de datos tan poco recomendables.

    Ahora, en función de las características y cantidad de dinero que vayas a solicitar, si se puede obtener la aprobación aunque estés reflejado en ASNEF o RAI. Ten en cuenta que es fundamental analizar previamente si el prestamista acepta esta condición y ofrece préstamos para este tipo de clientes, ya que no todos están orientados a personas con un historial de crédito negativo. Esta información la podrás encontrar en los términos y condiciones que se incluyen en el borrador de estos préstamos con ASNEF.

    Lo mejor que puedes hacer es comparar las diferentes ofertas de financiación que las entidades ofrecen, evitando en todo momento caer en la tentación de solicitar solo aquellos que mayores cantidades de dinero aseguren ofrecer. Valora tipos de interés, comisiones y recargos extra, ya que esta es la mejor forma de evitar que en el futuro termines con tus datos en ficheros como ASNEF.

    ¿Cuánto dinero puedo solicitar?

    Esta es una de las dudas más frecuentes a la hora de solicitar un préstamo, ya sea con ASNEF o sin él. Lo cierto es que, para poder encontrar una respuesta a este tipo de cuestiones solo tendremos que echar un vistazo a las diferentes ofertas que las entidades hayan diseñado para cada uno de nosotros. Como es de esperar, existen multitud de opciones que van desde los 50 hasta los 30.000 euros.

    No obstante, cabe recalcar que para solicitar cantidades de dinero superiores tendremos que recurrir a préstamos personales exclusivos, donde la cantidad de requisitos y condiciones pueden ser difíciles de cumplir en algunos casos. Son los microcréditos los más asequibles, ya que permiten disponer de cantidades que no superan los 1.000 euros.

    Teniendo esta información en tu poder, ahora solo tienes que iniciar un estudio previo sobre tu situación económica actual y la cuantía que realmente necesitas, para así poder enfocarte en solicitar un tipo de préstamo u otro. Cuanto más dinero necesites, mayores condiciones y limitaciones encontrarás, de ahí la necesidad por solicitar solo aquello que puedas permitirte devolver.

    Solicitando un préstamo

    Ahora que ya tienes toda esta valiosa información en tu poder, ¿Qué te parece si pasamos a detallar los pasos que debes seguir para solicitar un préstamo? Hablamos de un proceso sencillo pero necesario, donde tendrás que cumplir con una serie de etapas si lo que quieres es obtener una respuesta inmediata por parte de la entidad prestamista.

    Lo primero que debes hacer es analizar todas las ofertas que las entidades publican, tanto en esta plataforma como en sus propias páginas web. Una vez tengas determinada la cantidad de dinero que necesitas y las condiciones que estás dispuesto a asumir, iniciaremos el proceso de solicitud rellenando el formulario que cada prestamista ofrece en sus plataformas online. Es sencillo y apenas te llevará unos minutos cumplimentarlo.

    Con toda la información proporcionada, verás que la entidad no toma más allá de unos minutos para proporcionarte una respuesta. En su estudio analizarán tu solvencia e historial crediticio, por lo que podrás recibir la confirmación una vez determinen que eres apto para recibir el capital que solicitas. Si todo marcha bien, en cuestión de minutos podrás tener el dinero ingresado en tu cuenta corriente. Fácil, ¿Verdad?