facebook
Home » Blog » ¿Cómo se calcula el TIN?
cómo se calcula el TIN

¿Cómo se calcula el TIN?

Hay ocasiones en las que la economía y las finanzas pueden resultar complicadas, sobre todo si se trata de saber cómo se calcula el TIN o qué significan siglas como la TAE. Para ahorrarte un quebradero de cabeza hemos creado este artículo. 

Si quieres saber realmente qué es y cómo se calcula el TIN, cómo éste afecta a tu préstamo, qué es la TAE, cuáles son las diferencias entre estos dos conceptos, y por qué son tan importantes, entonces estás en el lugar correcto. En este artículo te lo explicaremos todo de manera muy sencilla.

¿Qué es el TIN de un préstamo?

Comencemos por el principio, el TIN es el acrónimo de Tipo de Interés Nominal y es un indicador clave en cualquier préstamo. Lo veamos en detalle.

El TIN es el dinero que tenemos que pagar al banco por el capital prestado, en otras palabras, es el precio que pagamos por un préstamo.

Es un porcentaje fijo que pacta el banco y que debe estar indicado en cualquier contrato de productos bancarios como préstamos, créditos o hipotecas. 

El TIN puede ser diario, semanal, mensual, trimestral, semestral o anual, aunque los más habituales son mensual o anual.

¿Cómo se calcula el TIN?

Ahora que ya se tiene en claro a qué hace referencia el TIN en un préstamo, será más sencillo saber cómo se calcula el TIN.

Lo primero que hay que tener en cuenta es que para hacer este cálculo el TIN solo no ofrece la información suficiente, ya que se tiene que tener en cuenta la periodicidad de pagos. Esto significa que por más que tengamos un mismo TIN la cantidad que habrá que abonar en intereses será muy diferente si los pagos se hacen mensualmente o anualmente. 

Veamos dos ejemplos:

  • El banco nos hace un préstamo de 1000€ con un TIN del 22% anual, a pagar en un año. El cálculo que habría que hacer es: 1000 x 22 / 100. Esto nos revela que dentro de un año pagaremos 220€ de TIN por el préstamo, es decir que serán 1220€ en total. 
  • En este segundo ejemplo el banco nos hace un préstamo de 1000€ con un TIN del 2% mensual, a pagar en un año. El cálculo que habría que hacer en este caso es: (1000 x 2 / 100) x 12. A diferencia del anterior tenemos que multiplicar el resultado por los doce meses que tiene un año porque el TIN es mensual. Esto nos daría un resultado de 240€ de TIN, es decir que pagaremos 1240€ en total por el préstamo.

Lo que podemos deducir fácilmente de estos ejemplos es que el TIN no se calcula en sí mismo, sino que es un dato al cual hay que agregarle la periodicidad para saber realmente cuánto vamos a terminar pagando. 

cómo se calcula el TIN 2

¿Cómo afecta el TIN a un préstamo?

Como explicamos anteriormente, el TIN es un indicador importante en cualquier préstamo. Porque hace referencia al interés que la entidad financiera nos va a cobrar por prestarnos el dinero.  

Esto significa que para saber cuál es el coste real que tendrás por pedir un préstamo tienes que conocer tu TIN, y tu TAE, a ello lo veremos en la próxima sección. 

Conocer tu TIN te permitirá analizar la oferta que recibas en detalle y comprobar que encaja en tu plan económico y financiero.

Diferencia entre el TIN y la TAE

Hasta este momento ya hemos visto qué es y cómo se calcula el TIN, además de tener en cuenta cómo afecta a nuestros préstamos. Ahora lo que tenemos que comprender es cuál es la diferencia con la TAE y por qué debemos tenerla en cuenta. 

La TAE o Tasa Anual Equivalente se refiere a un tipo de interés que indica el coste o rendimiento efectivo de un producto financiero durante el plazo establecido para la operación.

La Tasa Anual Equivalente nos indica lo que pagamos en total realmente por una cantidad de dinero prestada, ya que en este indicador se incluyen el tipo de interés, las comisiones y el plazo de la operación. Este es un indicador mucho más rico que el TIN, porque está compuesto por muchas variables, entre ellas el propio TIN.

En el caso de un préstamo, cuanto más baja sea la TAE, menores serán los gastos adicionales.  

Además, conocer la TAE de un préstamo es particularmente útil porque permite comparar productos financieros similares, sea de la misma entidad financiera o de otras entidades. Lo que hace es homogeneizar cualquier producto financiero a un periodo de un año. De este modo, a la hora de comparar debemos fijarnos en la TAE  y no en el TIN. 

En resumen, la principal diferencia entre el TIN y la TAE se encuentra en que ésta última incluye todos los intereses a pagar relacionados con el préstamo, incluyendo comisiones que pagaremos una única vez o que se prorratearán en las cuotas. Esto hace que la TAE sea un indicador más completo y más útil para que el consumidor pueda tomar una decisión final. 

En resumen qué es y cómo se calcula el TIN

En pocas palabras, el TIN o Tipo de Interés Nominal es un indicador importante a la hora de tomar cualquier préstamo. Hace referencia al interés que se cobra por un préstamo en un período determinado y está expresado en términos porcentuales. Básicamente es el precio que pagamos por el dinero prestado. 

El TIN se calcula de forma sencilla: se multiplica el importe del préstamo por el tipo de interés expresado en tanto por uno y el resultado se divide entre el período de tiempo de reembolso.

Si bien el TIN es un indicador útil al momento de pedir un préstamo hay que tener en cuenta que no tiene contemplado los gastos derivados del préstamo, como pueden ser los gastos de gestión, los impuestos o las comisiones. Por ello es importante que también tengamos en cuenta la TAE o Tasa Anual Equivalente, especialmente si vamos a comparar diferentes productos financieros.

Esperamos que este artículo te haya sido de utilidad.