facebook
Home » Blog » ¿Cómo puedo aplazar el pago del préstamo?
cómo puedo aplazar el pago del préstamo

¿Cómo puedo aplazar el pago del préstamo?

Si actualmente te encuentras en una situación financiera insostenible y no sabes cómo puedes salir de ella, esto que vamos a contarte te interesa. Ante la pregunta de: “¿Cómo puedo aplazar el pago del préstamo?”. Tenemos una serie de recomendaciones que quizá te convenga estudiar y analizar. Y es que, ante la gran avalancha de productos de financiación que actualmente se ofrecen, crece también la necesidad de aplazar o reestructurar el calendario de amortización.

El préstamo personal es una herramienta de financiación realmente útil, más todavía si lo utilizamos para superar una situación puntual y compleja, como el pago de una sanción de tráfico inesperada o una avería en el coche. Sin embargo, cada vez son más las personas que se encuentran ante la necesidad de aplazar el pago de las futuras cuotas mensuales para evitar la amenaza de caer en situación de impago.

Si te encuentras en esta situación es probable que esto que tenemos que contarte te interese tenerlo en cuenta y valorarlo, ya que analizaremos las diferentes opciones y alternativas que existen para conseguir obtener una nueva reestructuración del capital que debemos. Esto permitirá que puedas flexibilizar los pagos y acomodar mejor tu situación económica. ¿Comenzamos?

¿Qué significa el aplazamiento de un préstamo?

Por si todavía no lo sabías, el concepto de aplazamiento es un término que permite que podamos posponer o retrasar el futuro pago de las cuotas del préstamo. Dicho de otra forma, contar con un aplazamiento del préstamo permitirá que podamos abonarlo más adelante, liberándonos del compromiso actual para que podamos destinar el dinero en otras necesidades más urgentes.

La práctica totalidad de las entidades financieras permiten que podamos aplazar el pago de nuestros préstamos, aunque muchas de ellas pondrán inconvenientes en la primera toma de contacto. Esta posibilidad la podremos disfrutar en el momento en el que demostremos y documentemos debidamente las razones por las que solicitamos esta opción que tanta ayuda nos proporciona en algunas situaciones.

Generalmente, solicitar un aplazamiento en el pago del préstamo puede generar sobrecostes que no contemplábamos, por lo que es muy aconsejable contactar desde el primer momento con el prestamista para conocer de primera mano estos puntos. Si obtenemos una negativa por su parte, lo mejor que puedes hacer es avisarles de la imposibilidad de hacer frente a los futuros pagos, algo que les hará replantearse la respuesta.

¿Cómo aplazar el pago del préstamo?

Para poder aprovecharnos de esta herramienta tendremos que comunicar a la entidad la necesidad de recurrir a esta vía ante la inminente situación de impago que vamos a incurrir. Si demostramos realmente que necesitamos el recurso que nos brindan, la entidad no pondrá reparos en prolongar la duración del préstamo o simplemente aplicar una pausa puntual a la próxima mensualidad que se cargará en nuestra cuenta bancaria.

Por norma general, la entidad financiera estudiará el caso y no tardará más de unas horas en proporcionar una respuesta, permitiendo que podamos acogernos a la solución que nos proponen. Obviamente, cada respuesta estará condicionada a nuestra situación, solvencia y documentación aportada durante la solicitud de aplazamiento. En caso de obtener una negativa por su parte, tendremos un motivo de buena voluntad que podremos utilizar más adelante ante un hipotético proceso judicial.

Es muy importante que te pongas en contacto con la entidad antes de determinar como única opción la devolución del recibo bancario, ya que de esta forma podrás demostrar que tu predisposición es siempre positiva. Para una entidad, este gesto permitirá que puedan tomar una decisión mucho más favorable y adaptada a tus necesidades. Aplazar un préstamo es una condición que se incluye en la mayoría de opciones de financiación.

cómo puedo aplazar el pago del préstamo 2

¿Cuándo tiene sentido aplazar un préstamo?

Ante una situación de insolvencia, donde nuestros ingresos se han visto reducidos por causas como gastos inesperados o directamente la pérdida del puesto de trabajo, recurrir a un aplazamiento del préstamo es una necesidad que cobra todo su sentido si no queremos ver como nuestra situación económica empeora todavía más.

Muchos clientes optan por utilizar esta oportunidad para reorganizar sus presupuestos, pudiendo destinar el dinero de la cuota mensual en necesidades más urgentes, como la reparación de electrodomésticos o una reforma puntual. Aplazar un préstamo se convierte en una opción muy interesante en el momento en el que determinamos que no disponemos del capital suficiente como para subsistir hasta recibir el próximo salario, pensión o prestación.

Obviamente, no conviene aprovecharnos de esta posibilidad si no la necesitamos, ya que muchas entidades prestamistas ofrecerán esta opción de forma limitada, impidiendo que podamos volver a solicitar un nuevo aplazamiento hasta que no transcurra un plazo mínimo de tiempo. Esta medida impide que algunas personas se aprovechen de esta vía y abusen de ella, logrando que así mantengan su compromiso y obligación por devolver el capital prestado.

¿El aplazamiento afecta a los préstamos futuros?

En teoría, solicitar un aplazamiento de forma voluntaria no tiene por qué convertirse en un problema a la hora de solicitar futuros créditos. Los registros de morosidad no incluyen esta información y en el historial crediticio de cada uno de nosotros no debería aparecer esta condición si previamente hemos llegado a un acuerdo con la entidad prestamista a la que debemos el dinero.

En el caso de no abonar la mensualidad de forma unilateral, sin previamente haber comunicado nuestra intención al prestamista, sí es probable que éste pueda reflejar nuestra situación de impago en dichos ficheros. Obviamente, nuestro objetivo es evitar llegar a esta situación empleando todos los medios y recursos que tenemos, como la posibilidad de acordar entre ambas partes dicho aplazamiento de forma voluntaria.

Es muy importante comprender que, para poder aplicar correctamente esta posibilidad en nuestro préstamo, comuniquemos antes la necesidad a la entidad. De esta forma, evitaremos sorpresas como las llamadas reiteradas para que hagamos el pago pendiente o el recargo en la mensualidad en concepto de intereses por demora. Si cumples con estos consejos, no tendrás problemas en aplazar el pago del préstamo.

Alternativas a aplazar el pago de un préstamo

Si quieres valorar otras opciones antes de tener que solicitar esta posibilidad a tu prestamista, existen alternativas igualmente útiles que bien podrían servirte. Para que puedas conocerlas todas y estudiar su viabilidad, te diremos que cada una de ellas se ajusta a una serie de condiciones y situaciones que dependerán de tu estado económico actual, así como otros factores igualmente importantes.

Puedes optar por solicitar el importe de la mensualidad a un amigo o familiar, ya que ellos podrán prestarte el dinero y así evitar tener que reunir documentación y esperar una respuesta por parte de la entidad. Esta es una de las mejores opciones que tienes si lo que no quieres es endeudarte todavía más o acumular intereses por retrasarte en su pago.

Otra opción pasará por buscar un nuevo producto, como el préstamo para reunificar deudas, un tipo de crédito ideado para cubrir este tipo de situaciones y evitar así que tu economía se resienta todavía más. Para ello tendrás que analizar las diferentes ofertas que te proponemos y seleccionar aquella que mejores condiciones te ofrezca, así como tipos de interés, plazo de devolución y comisiones aplicadas.